Respuestas a Objeciones Sobre la NVI

Respuestas a Objeciones Sobre la NVI

RESPUESTAS A OBJECIONES A LA NVI

 En los últimos años y aprovechando el anonimato que las redes sociales aseguran a quienes se solazan en distribuir noticias falsas (fake news), se ha difundido la noticia de que la Nueva Versión Internacional de la Biblia (1999) debe ser rechazada, por varias razones. La mayoría de los argumentos que se esgrimen carecen de todo fundamento en la realidad y, en general, expresan un alto grado de ignorancia de las ciencias bíblicas. Como uno de los directores globales de la Sociedad Bíblica Internacional (Biblica), la dueña de la NVI y todos sus derechos, creo oportuno y necesario responder a las preguntas que he recibido con más frecuencia.

1) ¿Qué es la NVI?

La Nueva Versión Internacional (NVI) es una traducción de la Biblia a la lengua castellana hecha por un grupo de eruditos bíblicos evangélicos. La Santa Biblia Nueva Versión Internacional fue publicada por primera vez en 1999, por la Sociedad Bíblica Internacional (Biblica), en aquel entonces con sede en la ciudad de Miami (Florida), Estados Unidos.

2) ¿Quién hizo la traducción?

La traducción estuvo a cargo de un equipo de destacados biblistas evangélicos hiapanoamericanos. Entre los miembros del Comité de Traducción cabe destacar a C. René Padilla (Presidente), Luciano Jaramillo (Secretario Ejecutivo), Catalina Feser de Padilla, Samuel Pagán, Juan Carlos Cevallos, Samuel Escobar, Ricardo Faulkes, Mariano Ávila, Edesio Sánchez, Esteban Voth, Pedro Arana, Eldin Villafañe, Hugo Zorrilla, Emilio Antonio Núñez, y muchos otros. Estos eruditos representaban a una docena de países de habla española, y estaban personalmente comprometidos con un buen número de denominaciones evangélicas, la mayoría de ellos con experiencia pastoral y docente. Todos ellos fieles cristianos y fervientes creyentes en el valor infinito de la Palabra, como registro inspirado de la revelación de Dios, y como única regla de fe y práctica para todos.

3) ¿Cómo se llevó a cabo la traducción?

La traducción se hizo a partir de los mejores textos hebreos, arameos y griegos originales disponibles a la fecha. Para el Antiguo Testamento (hebreo y arameo) se usó el Texto Masorético publicado en la Biblia Hebraica Sttutgartensia y para el Nuevo Testamento (griego) básicamente se utilizó la última edición del texto crítico del Nuevo Testamento Griego publicado por las Sociedades Bíblicas Unidas. A diferencia de otras buenas versiones castellanas del Nuevo Testamento, como la versión Reina-Valera (1569, 1602), que está basada en el Textus Receptus compuesto y publicado por Erasmo de Rotterdam en 1516, la NVI se basa en los manuscritos descubiertos más recientemente, y los más antiguos y mejores.

4) ¿Por qué NVI es la mejor versión en castellano?

Lo es por la calidad, fidelidad, dignidad y elegancia de la traducción. El cuidado puesto por los traductores, las múltiples revisiones y correcciones hechas, y el alto grado de responsabilidad puesto en la tarea, dan garantía a los lectores de un texto fiel e íntegro en relación con lo que hoy se considera como el texto más cercano a los autógrafos (a lo que escribieron los autores bíblicos inspirados). Buena parte de este esfuerzo estuvo dedicada no sólo a lograr una traducción fiel de los originales, sino también a producir un texto castellano digno y elegante, en conformidad con los cánones del mejor estilo de nuestra lengua. Todo esto hace de la NVI una verdadera joya literaria.

5) ¿Cuál fue el objetivo primario de los traductores?

La preocupación fundamental fue lograr claridad y exactitud en la traducción y fidelidad al sentido y mensaje de los escritores originales. Claridad, exactitud y fidelidad no significan necesariamente traducir palabra por palabra, o sea, una traducción literal del texto. Las estructuras fonológicas, sintácticas y semánticas varían de una lengua a otra, de modo que una traducción literal de una frase en griego puede carecer de sentido en castellano. Una buena traducción no es sólo la que comunica las palabras del autor original al lector actual, sino la que transmite con fidelidad el sentido del mensaje que quiso comunicar. De allí que es necesario utilizar el lenguaje más fresco y contemporáneo posible, a fin de que el mensaje de la Palabra divina sea tan claro, sencillo y natural como lo fue cuando el Espíritu Santo inspiró el texto original.

6) ¿Qué tratamiento se ha dado a términos bíblicos tradicionales?

En general, los traductores han conservado en el texto en castellano palabras y frases muy conocidas por el pueblo evangélico. Sin embargo, se ha procurado también generar nuevos vocablos que actualicen los conceptos bíblicos o que otras versiones castellanas han pasado por alto. Además, hay muchos términos poco conocidos o difíciles de traducir, que se ha procurado expresar en el lenguaje de hoy.

7) ¿Qué tratamiento se ha dado a los nombres propios y geográficos?

La NVI presta una buena atención a la onomástica hebrea y griega. En el caso de nombres propios bien conocidos, se han conservado las formas tradicionales, aun cuando no se correspondan exactamente con el hebreo o el griego. En otros casos, los nombres se han corregido levemente para que reflejen mejor el original hebreo y griego, y expresen con más claridad la fonología castellana. En este sentido, el nombre “Jehová” se ha cambiado por el de “Señor” por dos razones: primero, porque tal palabra no existe en el texto hebreo original (la palabra es YHWH sin la puntuación masorética posterior); segundo, porque los judíos, por respeto, no pronunciaban el vocablo YHWH, sino que decían “Señor” (he. Adonai).

8) ¿Cuál ha sido el objetivo central de la Sociedad Bíblica Internacional al publicar la NVI en castellano?

La misión de la Sociedad Bíblica Internacional (Biblica), desde su fundación en 1809 como Sociedad Bíblica de Nueva York, ha sido “Proveer la Biblia en traducciones y formatos exactos y contemporáneos de modo que más personas alrededor del mundo tengan la oportunidad de ser transformadas por Jesucristo.” El objetivo central de la NVI es expresión de esta declaración de misión. Todos los integrantes del Comité de Traducción Bíblica de la Sociedad Bíblica Internacional (Biblica) han puesto su mayor empeño, amor y fe, a fin de entregar a los lectores de este siglo XXI la mejor versión posible del texto bíblico, con miras a que “muchos puedan entender, asimilar y aceptar el mensaje de salvación que, por medio de Jesucristo, tiene el Dios de la Biblia para cada uno de ellos” (“Prefacio,” Santa Biblia, Nueva Versión Internacional: la Biblia del nuevo milenio (1999).

9) ¿Qué hay de cierto en algunas críticas que circulan sobre la NVI?

La crítica, cuando es constructiva y ayuda a mejorar una tarea que se ha hecho para la gloria de Dios, siempre es bienvenida. El problema se suscita cuando la crítica es destructiva, mal intencionada y está fundada en mentiras o media verdades (que son peores que las mentiras). Cuando esto ocurre, la crítica se transforma en calumnia, que es un pecado abominable. Jesús fue bien claro cuando dijo: “No hagan denuncias falsas” (Lc. 3.21). La mayor parte de las críticas que circulan en relación con la NVI son calumnias (Pr. 10.18).

10) ¿De quién es propiedad la NVI?

Algunos críticos malintencionados han afirmado que la versión NVI es propiedad de la casa publicadora Zondervan o de Harper Collins. Estas casas publicadoras, al igual que muchas otras (Peniel, Vida, Thomas Nelson, etc.) han publicado la NVI, pero lo han hecho con licencia del único dueño del texto de NVI, que es la Sociedad Bíblica Internacional (Biblica). Esta entidad es gobernada por una Junta que está integrada hoy por destacados líderes evangélicos de todo el mundo, entre ellos dos latinoamericanos bien conocidos: el pastor Néstor Moreno (Panamá) y el Dr. Pablo A. Deiros (Argentina). No es verdad que la NVI “pertenece” a una casa publicadora o editorial, cualquiera que sea.

11) ¿Es cierto que NVI eliminó algunos versículos del texto bíblico?

NVI es una versión crítica, es decir, traduce el texto (hebreo o griego) de los originales publicados en textos críticos. En el caso del Nuevo Testamento, se basa en el texto griego publicado por las Sociedades Bíblicas Unidas. En este texto griego, las palabras, frases o versículos que no aparecen en los mejores manuscritos disponibles a la fecha, son sacados del cuerpo del texto y colocados en el Aparato Crítico al pie de página, donde se detallan los manuscritos que respaldan o no su incorporación como el texto más antiguo o más cercano al autógrafo. La NVI sigue puntillosamente al texto original publicado por las SBU, y consigna al pie de página la palabra, frase o versículo que hoy el consenso de los eruditos bíblicos considera no es la mejor lectura del original. La crítica bíblica hoy es una ciencia casi exacta, que ha ayudado enormemente a tener textos seguros y confiables en las lenguas originales, que testifican de la fidelidad de Dios en el proceso de la transmisión de su Palabra.

En otras palabras, no es cierto que NVI ha eliminado versículos dela Biblia. Cuando una frase no aparece en los mejores manuscritos, se la consigna al pie de página (ver, por ejemplo, Mt. 17.21; 18.11; 23.14; Mr. 7.16; 9.44, 46; Lc. 17.36; 23.17; Jn. 5.4; Hch. 8.37). Además, no es cierto que en el futuro la Sociedad Bíblica Internacional (Biblica) vaya a sacar del todo estos versículos de la NVI. Todas las ediciones de la NVI aclaran, por ejemplo, en relación con el pasaje de Marcos 16.9-20: “Los más antiguos y otros testimonios de la antigüedad no incluyen Mr. 16.9-20. En lugar de este pasaje, algunos mss. incluyen una conclusión más breve.” Sin embargo, estos versículos aparecen en el cuerpo principal del texto. Al igual que en el caso de los otros versículos citados, el predicador y maestro de hoy puede referirse a ellos como Palabra de Dios porque, si bien no figuran en los mejores manuscritos, de todos modos, a lo largo de los siglos, la iglesia los ha conservado y usado como tal. Indicar que una palabra, frase o versículo no figura en los mejores manuscritos es una nota crítica y de honestidad intelectual, pero esto no significa recortar a tijerazos la Palabra de Dios ni cuestionar su integridad.

12) ¿Es la versión Reina-Valera más fiel y mejor que la NVI?

Reina-Valera ha sido la mejor versión castellana de la Biblia hasta la aparición de la NVI. No es cierto que Reina-Valera es una versión mejor. No lo es porque, por ejemplo, el Nuevo Testamento está basado, como se indicó, en el Textus Receptus (griego) que publicó Erasmo de Rotterdam en 1516. Erasmo compuso este texto griego con manuscritos de poco valor, la mayoría de ellos de origen medieval e incluso algunos casi contemporáneos a él. Tal es el caso del manuscrito griego de 1 Juan 5.7-8, que Erasmo no quería incluir en su texto griego, pero que fue forzado a hacerlo en su tercera edición, nada menos que por el Papa de Roma. El texto figuraba en la Vulgata y hubo críticas porque Erasmo no lo había incluido en su texto griego impreso en razón de no haber encontrado manuscritos de valor que lo apoyaran. Finalmente, le mostraron uno (Códice 61) que muy posiblemente fue creado a propósito, y ante la presión del Papa, terminó por incluirlo en su edición de 1522. Más tarde lo omitió nuevamente, pero su tercera edición quedó como la que fijó la tradición textual (Textus Receptus) y el pasaje de “los tres testigos” encontró su lugar en el texto griego. Así y todo, NVI no elimina estos versículos, sino que los consigna al pie de página con la nota: “ese pasaje se encuentra en mss. posteriores de la Vulgata, pero no está en ningún ms. griego anterior al siglo XVI.”

13) ¿Por qué las calumnias contra la NVI son peligrosas y condenables?

Primero, porque no están basadas en la verdad, es decir, carecen de fundamento en la realidad. En algunos casos, se trata de medias verdades. Es cierto que la mega-publicadora Harper-Collins ha publicado hace muchos años atrás libros reñidos con la fe y la ética cristianas. Pero esta editorial gigante publica todo tipo de libros, incluso libros cristianos a través de su Departamento de Literatura Cristiana. La compañía discográfica Sony publica música satánica, pero también algunas de las más famosas y difundidas músicas evangélicas, y hasta ahora a nadie se le ocurrió denunciar esto. No obstante, lo más grave de las calumnias contra NVI es que se ataca a la Palabra de Dios. El objetivo de la Sociedad Bíblica Internacional (Biblica) al traducir y difundir la NVI es que más personas sean transformadas al conocer de Jesucristo a través de su lectura de la Biblia. NVI es la versión bíblica más vendida y difundida en inglés, y está creciendo notablemente en castellano. La campaña de calumnias que se ha generado procura sacar a la NVI del mercado, pero lo que termina por intentar es frenar la difusión de la Palabra de Dios.

14) ¿Qué ponen en evidencia las calumnias que se comunican sobre la NVI?

Lo primero que ponen en evidencia es la mala fe de quienes las promueven. Resulta muy difícil desligar estas calumnias y sus argumentos principales de un intento por frenar la penetración impresionante que la NVI está teniendo en el mercado. De ser así, sería una maniobra vil y no cristiana de crear una competencia entre otras versiones de la Biblia en castellano y la NVI, que no corresponde, ya que el objetivo de toda versión bíblica debe ser el de que corra la palabra de Dios hasta alcanzar a todo ser humano sobre la faz de la tierra (Sal. 147.15). Pero, además, y esto es grave, estas calumnias ponen en evidencia el grado increíble de ignorancia de quienes las producen y las repiten. Es muy claro que estas personas ignoran las lenguas originales (hebreo y griego), no tienen la menor idea de qué es el Aparato Crítico, desconocen las nociones más elementales de la ciencia de la crítica bíblica, carecen de todo conocimiento de lingüística y de la ciencia de la traducción, hacen afirmaciones carentes de todo fundamento documental o apoyo en la realidad, hacen gala de un profundo analfabetismo bíblico y teológico, y usan métodos y medios subrepticios para difundir sus calumnias, porque no resistirían un debate público con los traductores responsables de la NVI y con usuarios ilustrados.

15) ¿Podemos confiar en la NVI como versión de la Biblia?

Absolutamente SI. De hecho, es la versión más usada hoy por los escritores cristianos en las principales lenguas del mundo, especialmente inglés y castellano. Es la versión usada por los grandes evangelistas contemporáneos (Luis Palau, Alberto Mottesi, etc.), los teólogos más reconocidos (C. René Padilla, Samuel Escobar, Emilio Antonio Núñez, Pablo A. Deiros, etc.), los biblistas más eruditos (Elsa Tamez, Irene W. de Foulkes, Esteban Voth, Edesio Sánchez, Luciano Jaramillo, Samuel Pagán, Mariano Ávila, etc.) NVI es el texto utilizado por las principales Biblias de estudio en castellano: Santa Biblia de Referencia Thompson; Santa Biblia de Estudio Arqueológica; Santa Biblia de Estudio de la NVI; Santa Biblia La Justicia de Dios; Santa Biblia de Estudio de la Vida Plena; Santa Biblia de Estudio Búsqueda; Santa Biblia NVI Verdadera Identidad; Santa Biblia NVI Hombre de Valor; Biblia para el Líder de Jóvenes; Biblia NVI Aventura; Biblia de Liderazgo Maxwell, Biblia Devocional para la Mujer; Santa Biblia NVI Edición Diario Personal, para mencionar sólo a algunas.

La Biblia Nueva Reforma, editada por el Dr. Pablo A. Deiros, está hecha sobre el texto de NVI (en castellano y portugués). Esta “nube de testigos” de lo más granado del conocimiento bíblico y teológico evangélico en el mundo de habla castellana avala a la NVI como la mejor versión de la Biblia en nuestra lengua. ¿Será que todos ellos están equivocados?

 

©2019, Pablo A. Deiros

Comparte Tu Comentario

Tu email no sera publicado.

16 − nueve =